Crecer en vertical y horizontal

 

 

El periodismo cubano, de acuerdo con las expectativas de quienes  forman a los nuevos profesionales, está en buenas manos.

Entrevista a Julio García Luis, decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana

Por Dainerys Mesa Padrón y Norelys Correa Méndez. Diplomantes P. Digital. Mayo 2010

Lograr una cita con el decano, siendo estudiante, siempre fue difícil. No porque se tratara de alguien inaccesible; todo lo contrario, por pretender gozar del tiempo suficiente para escuchar a todos.

Por esa causa, fui en más de una ocasión a su oficina solicitando una entrevista. Pero como varios reclamábamos su atención, lo que fuera un proyecto de cuestionario personal, debió metamorfosearse en unas cuantas preguntas sobre parte importante de su vida: la formación de nuevos periodistas.

“Antes de ser decano tuve otros vínculos con la docencia. En los años setenta di clases a quienes ejercían el Periodismo con una formación empírica. En aquel entonces ocurrió casi masiva la incorporación del sector al curso por trabajadores.

“No fue hasta el año 1920 del siglo pasado, que se inició la enseñanza del Periodismo, y no fue hasta el triunfo de la Revolución en que adquirió  categoría de  carrera universitaria. Antes y después de eso se han dado muchos cambios en cuanto a su concepción.

“La organización de los cursos en Cuba ha transitado también por diferentes etapas. Cuando empecé a impartir clases, se formaba a redactores reporteros natos, especialistas en escribir y transmitir la información.

“Luego se amplió el espectro y se proyectó un plan más humanista, con fuerte preparación en la Literatura, la Filosofía, la Historia… Hasta las definiciones más actuales de incluir también conocimientos de fotografía, diseño, edición, cámara…”

Intentando estar al menos a la mitad de la altura de los avances tecnológicos a nivel global, en las facultades de Comunicación cubanas las asignaturas se enfocan y conciben, como cualquier materia impartida en las instituciones universitarias del primer mundo.

Asimismo, se adentra a los estudiantes en la comprensión de las ciencias sociales, el arte, el idioma inglés, y todas las márgenes de la comunicación social.

“La formación de un periodista es muy compleja, por la verticalidad y la horizontalidad de funciones. Un ingeniero hidráulico, por ejemplo, debe aprender muchos términos, muchas obras…, pero  se resumen a un saber específico.

“El periodista, en cambio, debe manejar los más disímiles temas de la sociedad, la cultura, la ciencia, la técnica, el deporte; es ahí donde se despliega esta verticalidad. Por otra parte, debe construirse una base horizontal amplia. Esto no es más que el aprendizaje de otros campos los cuales, al final, tributan a su realización”.

Un mito enraizado a nivel popular acerca de la profesión, dicta que un buen periodista debe saber de todo.

Algunos ingenieros de la palabra nos negamos a reconocer tan aberrada caracterización, alegando que es mejor saber dónde encontrar la “verdad”, que memorizarla. No obstante, admitimos que como en la Medicina, no se llega a la meta en cinco años. Por eso sufrimos al percibir el desangramiento del gremio con creaciones insuficientes.

“Hay muchas personas reorientadas en diferentes medios.  Es comprensible, por ejemplo, que en radio Sandino en Pinar del Río, o en el telecentro de Santa Cruz, de La Habana, haya personal desligado de la profesión. Pues cuando se crearon estos proyectos hubo un divorcio entre la gestión de la infraestructura, el capital, los equipos, y la capacitación de los trabajadores. De manera emergente se han debido buscar editores, camarógrafos, periodistas…

“Con coyunturas similares se comprende la improvisación en medios territoriales. Sin embargo, a nivel nacional debemos ser mucho más selectivos”.

En determinados medios de comunicación ha habido una tendencia a nombrar como directivos a personas que, si poseen un título universitario no se vincula ni indirectamente con el Periodismo.

Las diferencias de lenguaje, códigos y visiones al respecto, inciden sobre el quehacer informativo y su apropiación  en los receptores.

“No creo que ubicar a un cuadro o a alguien que no sea graduado de Comunicación ante un medio de prensa, sea una decisión conveniente.

“La autenticidad de un medio y su misión social quedan reemplazadas, e incluso, se pierden ante estas situaciones.

“Los meritos de dirección de un cuadro pueden ser muchos, pero provienen de un buen manejo administrativo.  Esa visión, sin las competencias requeridas para organizar un equipo informativo, no funciona.

“Es imposible orientar qué hacer en un órgano sin conocer los géneros periodísticos, el lenguaje, las rutinas productivas”.

Ideal solución sería encontrar directores en el propio sector. Sin embargo, aunque los periodistas quieren homólogos al mando, muy pocos se lanzan a semejante empresa.

“Hasta ahora, dirigir no resulta una opción atractiva en comparación con el Periodismo en la calle o desde una redacción, para quienes llevan años ejerciéndolo. Esta es la primera razón por la cual no aceptan. Además, muchas veces los directivos no toman las decisiones.

“Segundo, pues porque resulta echarse encima una cantidad de preocupaciones y complicaciones, para recibir casi idéntica remuneración al resto de los trabajadores”.

La apertura de facultades en universidades de diversas geografías del país puede  disminuir la desprofesionalización del sector, garantizando así sus propios cuadros.

“Será una solución a la improvisación, pero no a corto plazo. Eliminarla llevará tiempo y planes según las circunstancias por las cuales se ha acudido a ella en cada sitio.

“Por otra parte, sí puede incidir en el regreso de los estudiantes a sus lugares de origen”.

Amén de las carencias o las ganas de hacer, cada proyecto posee ventajas y deficiencias. ¿Cuáles son las principales con las cuales se enfrenta el claustro y el estudiantado de Periodismo?

La tecnología es ineficiente. La falta de equipos y de espacios para practicar es muy pobre. Por suerte tenemos dos meses en cada curso dedicados a las prácticas laborales.

“No obstante, algunos medios aún no están preparados, física o profesionalmente, para acoger a un grupo de alumnos y elaborarles un plan de trabajo provechoso e instructivo. Hay ejemplos felices, pero cuando comienzan los muchachos a conocer el perfil…, se acaba el tiempo.

“Muy importante son la carencia y las lagunas con las cuales vienen los alumnos de niveles anteriores. Cuando podamos instruir sin tener que recapitular o enseñar cuestiones básicas de secundaria o pre universitario, haremos una labor más completa.

“Asimismo, el surgimiento de otras facultades por todo el país, y el incremento de la matrícula en la carrera, nos han hecho recurrir a los mejores recién graduados como docentes. Aunque  estos jóvenes dominan los conocimientos, a la par de formarse como profesores se están haciendo profesionales en los medios. Pues en este caso el maestro lleva la técnica a su experiencia personal”.

Los de menor edad – dicen los mayores- se parecen más a su época, que a sus padres. Si incluimos las enseñanzas a lo largo de la vida, cabría preguntarnos ¿qué se espera de los jóvenes periodistas?

“Cuando en Cuba ocurran lo cambios que se están gestando a nivel de dirección del país, la prensa deberá asumir un papel protagónico con el fin de hacer comprender al pueblo e intercambiar con este.

“Para ese momento hay que prepararse desde ahora, con los jóvenes en formación. Hay que educarlos primero política e ideológicamente, para que nunca la prensa pierda la credibilidad, el prestigio merecido. Nuestras nuevas generaciones tienen que estar atentas para salir a la calle y generar la información, buscarla, entenderla y transmitirla.

“Tendrán mucho trabajo y un papel fundamental en Cuba”.

Anuncios

Acerca de Departamento de Comunicación

Centro docente para la capacitación y superación de los periodistas de Cuba y América Latina
Esta entrada fue publicada en Entrevistas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Crecer en vertical y horizontal

  1. FRANCISCO SOTO dijo:

    QUE PERDIDA UN GRAN PROFESOR, UN BUEN AMIGO Y SOBRE TODO UNA TREMENDA PERSONA, Q EN PAZ DESCANSE PROFE, MIS SALUDOS DONDE QUIERA Q ESTE!!!!! SIEMPRE ME DOLIO MUCHO TENER Q PARTIR SIN PODER DESPEDIRME DE UD, Y MAS AUN AHORA Q SE Q NO PODRE HACERLO NUNCA MAS… UN ENORME ABRAZO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s