Los retos del periodismo de investigación en la actualidad

Por Danay Galletti Hernández, Bárbara Yaima Cleger Puente, Tamara Gispert y Lourdes Chang.

El periodismo de investigación ilumina las zonas oscuras de la sociedad, revela al mundo algo que le interesa profundamente y que hasta entonces ignoraba, reduce la incertidumbre y el desconocimiento.

La generalidad de los periodistas coincide en señalar como uno de los mayores exponentes de esa especialidad al escándalo Watergate, inquirido por los reporteros Carl Bernstein y Bob Woodward, de The Washington Post, en 1972, quienes descubrieron que el entonces presidente de Estados Unidos, Richard Nixon estuvo implicado en escuchas ilegales, mediante la instalación de micrófonos y cámaras ocultas, en la sede del opositor Partido Demócrata.

 La historia recoge también otras investigaciones publicadas como A sangre fría, un profundo y detallado estudio sobre el brutal asesinato de cuatro miembros de una familia en Kansas y Cabeza de turco, divulgado el 21 de octubre de 1985, por el periodista alemán Günter Wallraff sobre la xenofobia y la violación de los derechos humanos contra los inmigrantes en la Alemania Occidental.

 El intercambio sobre la esencia, denuncia y acontecimientos que dieron origen a esas y otras investigaciones, además del conocimiento sobre las herramientas necesarias para acometer indagaciones en la actualidad, son algunos de los propósitos del Postgrado “Herramientas para el Periodismo de Investigación”, convocado por la Cátedra de Periodismo de Investigación “Enrique de la Osa”, del Instituto Internacional de Periodismo “José Martí”, en La Habana, Cuba.

 Amaury del Valle, periodista del diario Juventud Rebelde y profesor del postgrado durante diez años, afirmó que uno de los fenómenos más recurrentes es que muchas de las investigaciones que se realizan hoy no descubren algo oculto o ausente de la agenda de los medios, que es uno de los grandes objetivos de ese tipo periodismo.

 Mencionó como retos para emprender un estudio sobre determinada temática la publicación del producto terminado, pues en ocasiones, las implicaciones o consecuencias que pueda traer impiden que los editores o directores de los órganos de prensa difundan el trabajo del reportero.

 Asimismo, otros de los factores que inciden es la preparación del periodista y su capacidad para encontrar diversas fuentes, triangular y contrastar la información, organizarla y escribirla. Además de su capacidad de observación y retención, y la necesidad de descubrir la verdad.

 Amaury del Valle afirmó que el reportero investigador debe ser una persona culta, poseer valores éticos, ser curioso, aventurarse en la búsqueda de asuntos controvertidos y armar un rompecabezas con piezas esparcidas y que alguien trata de ocultar.

 “Son controladores de poderes, transmisores de la voz cívica y protectores de los derechos de la sociedad y sus integrantes”, aseguró.

 Indicó que el acceso a la información y la poca disposición de las fuentes a dialogar sobre temáticas puntiagudas y polémicas constituyen obstáculos para el periodista que decida indagar sobre un asunto que afecta a la colectividad y que, sin embargo, es ignorado por los actores sociales.

 Respecto al Postgrado, aseguró que uno de los aspectos más relevantes es la posibilidad de conocer que la censura, la incomprensión de los medios y la negativa de las fuentes es una problemática que enfrentan los periodistas a nivel internacional, es decir, no es una realidad propia de un escenario en particular.

 “Cada vez que dialogas con un estudiante conoces sobre otras culturas, formas de hacer y de concebir un material. Experiencias que aplicas no solo en la docencia sino también en la propia labor periodística”, acotó.

 El también profesor en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana señaló que el Postgrado rompe con el esquema tradicional de la enseñanza de la asignatura periodismo de investigación en la educación superior, donde se sigue un esquema más creativo, productivo y el estudiante se involucra en un estudio para que se prepare haciendo.

 Manifestó que el método mejor para impartir ese tipo de cursos, cuyos participantes son periodistas en ejercicio, es aprender de ellos mismos para construir el conocimiento sobre la metodología, estructura y publicación de los trabajos.

 “Si los profesores vamos con la mentalidad de ser conferencistas que solo van a transmitir su sapiencia acumulada fracasamos, lo importante es ayudar a fluir y organizar el conocimiento, apuntar un detalle o despejar alguna duda, pero sobre todo aprender”.

 El periodista cubano Leonardo Padura, afirmaba con acierto que “al hacer periodismo hay que tener la sensibilidad para saber mirar lo que hay a nuestro alrededor y tener la capacidad para escribirlo. Lo demás no es periodismo, sino la aplicación de algunas técnicas que fácilmente pueden aprenderse en un manual de 10 ó 12 páginas”.

Anuncios

Acerca de Departamento de Comunicación

Centro docente para la capacitación y superación de los periodistas de Cuba y América Latina
Esta entrada fue publicada en Postgrados y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s