Se desarrolla Taller de buenas prácticas en el periodismo audiovisual

Periodismo Televisivo y el arte de contar historias


El periodista Julio Acanda compartió sus experiencias como buscador de historias con corresponsales del Sistema Informativo de la Televisión Cubana en el Taller de Periodismo en Televisión

Bárbara Doval

“Muchos de esos trabajos son intuitivos. Las historias son buscadas valiéndome de mucha gente”, así comenzó una animada charla entre colegas quien es reconocido como cronista por excelencia en la Televisión Cubana. Me refiero al periodista Julio Acanda.

El taller se desarrolla en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí desde el 23 de septiembre, y concluirá el 3 de octubre.

“Toda historia lleva un mensaje. Si al menos dos personas pueden entender que detrás de una aparente trivialidad puede reflexionar, ya la historia es válida”. Para quien fuera corresponsal con la misión de mantener la presencia de la Isla de la Juventud en las emisiones nacionales de la televisión, el reto está en el cómo.

Sin dudas, indagar en los vericuetos de la cultura universal, con una parada en la narrativa norteamericana de finales del siglo XIX  y entender que debía construir cuidadosamente la atmósfera de sus entregas  televisivas le han conducido por un camino que agradece la teleaudiencia.

Entonces apareció su primera serie donde perfila un bojeo a la isla que concluye con la entrevista al mismísimo Cristóbal Colón que le abrió las puertas hacia un sinfín de historias. Entre las más recientes hay una donde coloca el punto de vista en Safiro, un perro callejero que puede morir de hambre, mientras otros son mimados por sus dueños y hasta son protagonistas de una boda compuestos con ropas de ocasión.

“Mientras menos digas y más inesperado sea el final, mayor atractivo tendrá la obra. Lo que hace perdurar una historia o el enamoramiento es el sabor de lo misterioso. El ser humano escucha las historias para conocer el final, si lo puede advertir ya no la sigue, se distrae”.

“La gente no puede ver las costuras tiene que sentir los detalles”, asegura Julio, quien piensa que aunque somos seres racionales no somos capaces de soportar parlamentos artificiales; es preferible que los personajes de las historias si no pueden hablar que sólo miren pero que resulten genuinos.

“Al público al igual que a los hijos hay que buscarle opciones. La historia no se explica se hace”,  afirma quien es capaz de comenzar a contar sobre los personajes de sus historias y de la manera que a él llegaron, enhebrando una y otra anécdota donde desfilan pueblos olvidados, piedras gigantescas o mujeres como la madre que descubrió, como nuevo punto de giro, tras el seguimiento de su hija ciega ya graduada como psicóloga.

Julio Acanda con su inconfundible arte de contar habló de su primer y casual encuentro con Alicia Alonso y de cómo atesora con celo una entrevista inédita con ella, historia que gracias a su maestría quizás disfrutemos en algún momento en  la televisión cubana.

Mientras tanto, él aguza su olfato periodístico y escucha. No le preocupa tanto la próxima pregunta sino escuchar. Así no pierde el atractivo de cada historia.

Tomado de Cubaperiodista.cu  ( http://www.cubaperiodistas.cu/noticias/sept13/25/01.htm)

Anuncios

Acerca de Departamento de Comunicación

Centro docente para la capacitación y superación de los periodistas de Cuba y América Latina
Esta entrada fue publicada en Cursos y Talleres y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s