Re-establecimientos que restablecen

Entrevista a dos voces sobre la corrección de gramática y estilo en los medios de prensa cubanos

Por Susana Antón y Bárbara Maseda, diplomantes periodismo hipermedia.

Las profesoras Ela Fernández  y María Luisa García  junto a la Subdirectora Docente del IIPJM, Ileana González en la inauguración del taller.

Las profesoras Ela Fernández y María Luisa García junto a la Subdirectora Docente del IIPJM, Ileana González en la inauguración del taller.

En un abrir y cerrar de ojos han transcurrido los cinco años en que nuestro IIPJM ha estado ofreciendo acciones de superación encaminadas a preparar mejor a los profesionales de los medios en cuestiones fundamentales de la gramática española. Al menos así lo perciben Ela Fernández Bengochea y María Luisa García Moreno, las profesoras que protagonizan estos cursos y talleres para correctores del sistema de prensa cubano.

En ocasión de realizarse el Taller Nacional de Correctores, ambas profesoras compartieron algunas de sus experiencias en esta cruzada por elevar la calidad formal de los mensajes y, consecuentemente, del español que hablamos en Cuba.

 ¿Cómo perciben el trabajo de corrección en nuestros medios de prensa?

María Luisa García Moreno (MLGM): La figura del corrector es más común en la prensa escrita, aunque se está trabajando para incrementarla en todos los medios. Radio Reloj, por ejemplo, es la única que mantiene correctores hoy por hoy. En el resto de las emisoras de radio y televisión fueron eliminados. Ese es el primer problema.

En la televisión se escuchan un sinfín de disparates, y aunque predomine en este medio lo correcto por encima de lo incorrecto, todo el mundo repara más en el disparate, y eso no hay quien lo ataje. No hemos podido lograr que los asesores de la televisión se incorporen al taller, ni siquiera los directivos, nadie. La televisión se ha mantenido al margen del Taller Nacional de Correctores de prensa.

¿Cuáles son los medios que más y menos participan en los talleres?

Ela Fernández Bengochea (EFB) : A mí me gustaría que el curso tuviera representatividad: que viniera al menos uno de cada órgano de prensa. Los posgrados que damos son de actualización de conocimientos. Sabemos que la formación de los correctores es muy heterogénea y que a algunos les falta para llegar.

Verde Olivo ha estado presente en prácticamente todos los talleres y en casi todos los posgrados; han sido los más constante de todos. Radio Reloj ha tenido buena participación. Los compañeros de la UCI nunca se han perdido esto. La Editorial Pablo y Monitoreo del ICRT han sido muy constantes.

Sin embargo, los órganos de prensa que tienen mayor difusión no asisten. Recientemente tuvimos por vez primera una compañera de Bohemia en un posgrado. No viene casi nadie de la Televisión Cubana, con la excepción de uno que otro caso aislado. Han venido algunos alumnos de la radio (Radio Rebelde, Radio Reloj, Radio Rebelde). En una ocasión tuve alumnos de Juventud Rebelde y luego no vinieron nunca más. ¿De Granma? Aquí de Granma no viene nadie, de Trabajadores tampoco. Al taller nacional sí, pero a los talleres sistemáticos y al posgrado no.

¿En qué consiste el carácter de “actualización” del taller que imparten aquí en el IIPJM?

MLGM: Cada diez años aproximadamente la Asociación de Academias de la Lengua Española publica una nueva ortografía y en cada período se van haciendo precisiones. Ese espacio de tiempo se utiliza para que haya una adaptación, un acercamiento a lo nuevo. No obstante, las personas se aferran a lo viejo. Por ejemplo, la tilde en los demostrativos es un problema que se arrastró durante tres ediciones.

La llamada “Norma cubana” la prepararon tres o cuatro editores de experiencia del Instituto Cubano del Libro que no hicieron las adecuaciones pertinentes. El resultado es que dicha norma no es funcional, y no precisamente por no estar actualizada. Sin embargo, se va a editar como libro, aun cuando no tiene en cuenta la ortografía de 2010.

Nuestros cursos aquí en el IIPJM actualizan a los estudiantes en cuestiones de este tipo. Por ejemplo, el concepto de diacrítico siempre estuvo en función de la tilde, ahora también hay otras cosas que son diacríticas: la duplicación de vocales (restablecer es ponerse bien, mientras que reestablecer es volver a establecer).

¿Cuál ha sido el desarrollo de estos cursos y talleres?

EFB: Cuando yo comencé los talleres eran mensuales. Nos reuníamos una vez al mes, una mañana. Se les enviaba por correo primero el material a analizar, y luego aquí lo discutíamos, veíamos las dudas, poníamos otros ejercicios y terminábamos por darle todo el contorno que llevaba el tema. El único año en que no se dio el taller nacional fue 2014. De 2011 a 2012 se estuvieron dando sistemáticamente. Dejaron de darse los mensuales cuando comenzó a darse el posgrado. No sé qué pasó, me imagino que medió alguna cuestión administrativa.

participantes Taller Nacional Correctores de Prensa 2015

Con la asistencia de casi 80 estudiantes se desarrolló la edición de 2015 del Taller Nacional de Correctores de Prensa.

¿Qué funciona mejor, el taller o el posgrado?

EFB: Creo que los dos deben mantenerse. Tienen características diferentes: el taller es eminentemente práctico; el posgrado tiene una carga teórica, y además tiene práctica. Deberían complementarse, impartirse ambos.

¿Han podido apreciar el impacto de los cursos en la calidad de lo que se publica posteriormente?

EFB: Lo he visto en el propio desarrollo de los alumnos: la diferencia entre la calidad de sus trabajos antes y después del curso. Sin embargo, en la prensa en general es más difícil saber si lo que se está leyendo ha sido corregido o no por uno de nuestros alumnos. No tengo esa información.

¿En el caso de los medios de prensa digitales, se hace énfasis en el uso de términos estándar para el usuario extranjero que accede a nuestros medios?

MLGM: Nosotros potenciamos la variante cubana. La cuestión no es utilizar los medios estándares que son los que están en los diccionarios, sino los que se usan. Para mí es una batalla lograr que la gente diga “lideriar” y no “liderar”, “desertificación” y no “desertización”. Esa es mi batalla, usar lo cubano.

 Enlace relacionados

Presidente de UniCo: ‘La falta de correctores en la prensa está teniendo un efecto bumerán’

Morderse la lengua, del Centro Virtual Cervantes.

El periodismo y la eliminación del puesto de corrector de estilo – Autora: Victoria Dellara

Anuncios

Acerca de Departamento de Comunicación

Centro docente para la capacitación y superación de los periodistas de Cuba y América Latina
Esta entrada fue publicada en Cursos y Talleres y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s