Felap: luchar desde el periodismo por la soberanía e integración de los pueblos

Juan Carlos Caamaño

Lilibet Enriquez Infante
Foto: Yoandry Avila

La Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap), fundada el 7 de junio de 1976, es una organización que representa a asociaciones, federaciones, uniones, círculos, colegios y sindicatos de periodistas de América Latina y el Caribe, ligadas al estudio y la práctica de la comunicación y el periodismo.

Juan Carlos Camaño, su presidente, comentó a Cubaperiodistas que la Federación surgió en una época donde muchos periodistas fueron asesinados y desaparecidos por los gobiernos militares de los años 70 y después resistió el neoliberalismo a ultranza en la década de 1990.

“Hoy vivimos en un momento de gran presión, lo que implica mayor resistencia por parte nuestra, para combatir desde una perspectiva ideológica, política, humanista y social”.

La derecha mantiene una posición contra todos los gobiernos progresistas de la región, buscando restablecer un orden a tono con el neoliberalismo. Si bien hay una insistencia mayor, subrayada, acerca de cómo atacar sostenidamente a Venezuela y Ecuador, también lo hay en el caso de Bolivia, Argentina, Chile y otros gobiernos de la región, expuso.

“Hay una decisión de Estados Unidos, concretamente, de retomar algún tipo de predominio después de más de una década en que se ha logrado, afortunadamente, entender un principio básico de las líneas históricas de Martí y Bolívar: la unidad latinoamericana”.

Camaño explicó que en el campo de la comunicación y del periodismo también existe esa puja. “No podemos ser ingenuos, pretendiendo que los periodistas somos una corporación univoca, inequívoca, unida. Estos procesos que tiene que ver con la liberación de nuestros pueblos, la defensa de la soberanía y la integración latinoamericana también conllevan una atención muy alta en nuestros medios de comunicación. Tenemos a periodistas de un lado y del otro”.

Camaño efectúa una visita no oficial a Cuba. Hace tres años estuvo en nuestro país, y ahora viene a actualizarse sobre la situación económica y social y, en particular, los desafíos que enfrentan el periodismo y los periodistas cubanos en un nuevo escenario tras los acuerdos del 17 de diciembre del pasado año entre Cuba y Estados Unidos.

El filosofo mexicano Fernando Buen Abad, en una entrevista al diario argentino Contexto, hacía referencia a la puesta en marcha un Plan Cóndor Comunicacional en América Latina, donde los medios de comunicación son armas de guerra ideológica.

“La modificación del tablero provocada por una serie de gobierno que se han hecho cargo de una política más progresista ha determinado también una disputa alrededor de quién comunica, para qué comunica y cómo comunica. El enemigo tiene que recomponer sus líneas porque en ese plano ha perdido espacio. Puede ser un Plan Cóndor comunicacional, pero ellos no dejan de actuar nunca. Por eso el combate implica, entre otras cosas, asesinatos de periodistas comprometidos con un cambio profundo y radical de la sociedad. Cuando no es el asesinato es la persecución política, la persecución gremial, la descalificación social”, sentenció Camaño.

La Felap, y todos los que están nucleados, tienen un compromiso con la verdad y la democracia informativa, en tanto exista una democracia económica que permita una distribución más equitativa de la riqueza, una propiedad diferente con respecto a los medios de comunicación y una verdadera libertad de prensa y no de empresa, afirmó.

NI AJENOS, NI CALLADOS, NI NEUTRALES

Cuando la Felap cumplió su 30 aniversario primó una consigna: Ni ajenos, ni callados, ni neutrales. Hay quienes insisten con la objetividad y el apoliticismo, a la hora de hacer su labor periodística, pero “no existe el hombre apolítico. Puede tener distintas manifestaciones de sus compromisos, pero todo quehacer en la vida es política”.

El independiente y objetivo no existe. Todos somos personas subjetivas con una línea de pensamiento en el campo ideológico y político. “Suscribimos un proyecto de país si queremos cambiar una realidad que entendemos injusta, nos abrazamos a una política determinada”.

Camaño agregó que, en el entendimiento de que ningún país, periodista ni organización se salva por sí mismo, la Felap brega por la unidad de concepto, en la acción y organizativa. Es la suma de sus organizaciones por países y no puede sustituir a ninguna de ellas, sino acompañarlas en su lucha.

En ese plano interactúa con otros actores sociales, académicos y con la clase trabajadora en general, participa en seminarios, encuentros, debates con los jóvenes y recorre los distintos países, partiendo del principio que dio origen a la propia organización: luchar desde el periodismo por la soberanía de nuestros pueblos y la integración regional.

La Felap, contribuyendo desde su cuota posible, está donde están los problemas de América Latina y el Caribe. “Esa es nuestra línea de principios, acoplada a los nuevos tiempos y al avance las tecnologías, que debemos usar en beneficio de la sociedad”.

La organización tiene un compromiso con la vida de las grandes mayorías, que determina un tipo de ética profesional, “al servicio de la integración de los pueblos, de su soberanía y de la justicia social”, concluyó.

Anuncios

Acerca de Departamento de Comunicación

Centro docente para la capacitación y superación de los periodistas de Cuba y América Latina
Esta entrada fue publicada en Entrevistas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s