Siempre Ana Fidelia

deporte ana fidelia 2Por Jorge Gorgoy Crespo

Fotos: Yoandry Ávila

Voz pausada, semblante sereno, locuaz como toda cubana, rodeada de una aureola que ella no acepta, sabedora de la atención de los presentes, así te vi por primera vez en persona después de muchos años de tu retiro.

Para mí sigues siendo mi campeona nacional, centroamericana, panamericana, mundial y olímpica, aunque el oro olímpico no haya tocado tu puerta, pero si el de diamantes, como dijera Fidel.

Nos quedamos maravillados de tu memoria, de cómo recuerdas pequeños detalles de tu vida, de cuando te sacaron de la preselección nacional por estar gorda, de cómo venciste a los escépticos después de tu accidente.

Cómo tu talento y estoicismo fue capaz de recomponer tu salud, apoyada por tu entrenador y un equipo médico de lujo forjado al calor de esta Revolución, la misma que te elevó a la cúspide del atletismo mundial para estar en el Salón de la Fama.

Conocí de tu amor por tu pueblo, por su gente, por las heroínas de las Guerras de Independencia y de la Revolución triunfante. De cómo te ves en el ejemplo de Mariana, Celia, Vilma y muchas más.

De la forma que te preparaste para enfrentar a las campeonas. Como fuiste capaz de vencer a la Mutola, a Masterkova, u otras que se prometieron ser campeonas y con tu paso arrollador les rompiste sus sueños.

Sueños que se hicieron realidad para ti y para un pueblo que hoy te reconoce en las calles y te agradece los momentos felices que les hiciste pasar. Conocí del chofer del Almendrón que no te cobró un día por ser tú la realizadora de esos sueños de millones de cubanos.deporte ana fidelia

Llegue cuando habías comenzado a contestar la primera pregunta de los asistentes al Seminario Internacional de Periodismo Deportivo, que se celebra, por estos días, en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí. Desde los files de la sala te observé y no tuve el valor de preguntarte, tú contestabas mis inquietudes y curiosidad.

Quise agradecerte el momento pero no me correspondía a mí, eran otros los encargados de hacerlo, creo yo, pero te puedo decir que ofreciste una clase de modestia, altruismo y de cómo imponerse ante los retos de la vida.

Vida que te deparó momentos tristes, pero que se vieron opacados cuando ceñiste, en más de una ocasión, la corona del triunfo.

Serás para siempre Ana Fidelia y hace mucho dejaste de ser la de los Quirot Moret, porque ellos, tus familiares, saben que eres de toda Cuba.

Anuncios

Acerca de Departamento de Comunicación

Centro docente para la capacitación y superación de los periodistas de Cuba y América Latina
Esta entrada fue publicada en Noticia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s